Se tensa la negociación por la deuda entre la provincia de Buenos Aires y los acreedores

El gobierno bonaerense mejoró por primera vez en 11 meses su oferta original para reestructurar US$7150 millones, pero cargó contra los bonistas por exigir más.

Se tensa la negociación por la deuda entre la provincia de Buenos Aires y los acreedoresEl gobernador no logra acordar con los bonistas de la deuda externa

A escasos días del fin del plazo para el canje de deuda bajo legislación extranjera, el gobierno de la provincia de Buenos Aires cargó contra los acreedores que “siguen reclamando concesiones imposibles de aceptar”. La renovada tensión con los bonistas extranjeros llega luego de que desde La Plata se realizó una mejora en su propuesta original, que había sido lanzada en abril de 2020.

Ante la situación, la gestión de Axel Kicillof reclamó a los acreedores “entender la realidad fiscal y la capacidad de pago genuina” del distrito, que se complejizó aun más en el contexto de pandemia de coronavirus, y se enfatizó que cualquier acuerdo debe “procurar volver sostenible la deuda en términos financieros y sociales, descartando acuerdos con meros alivios de corto plazo que impliquen volver a encontrar a la deuda provincial en la misma sí”, remarcó el Ministerio de Hacienda y Finanzas bonaerense en un comunicado.

Este viernes 26 de marzo opera el vencimiento de la decimotercera prórroga en la oferta de canje de bonos por US$7150 millones que el gobierno bonaerense lanzó el 24 de abril del año pasado, casi en simultáneo con Nación, y que de momento sigue sin resolución favorable.

Incluso, los principales acreedores, reunidos en un comité ad hoc que dice representar al 50% de los papeles que la Provincia quiere canjear, rechazaron en reiteradas oportunidad de la falta de voluntad de diálogo por parte de las autoridades provinciales, algo que desde las cercanías de Kicillof desestimaron. En noviembre último, estos bonistas cambiaron de asesores legales, lo que abrió una nueva instancia de conversaciones.

En ese sentido, tras meses sin avances, en lo que va de 2021 se intensificaron las negociaciones con los asesores legales de Golden Tree Asset Management LP, el principal acreedor de Buenos Aires y “el más proactivo”, según la definición oficial. Con estos bonistas se avanzó en un diálogo “que ha resultado de gran utilidad y condujo a conversaciones restringidas con dicho acreedor”, comentaron desde la Provincia.

En ese marco, el equipo económico de Kicillof presentó términos indicativos de una posible enmienda a la invitación original y que continúa vigente al menos hasta este viernes, lo que fue definido desde La Plata “como un esfuerzo importante para responder a las demandas de los acreedores en la mayor medida posible, sin perder la meta de asegurar la sostenibilidad de los compromisos asumidos”.

Al respecto, mencionaron que les ofreció a los bonistas mejoras que incluyen la eliminación de la quita de capital para los bonos elegibles, además de recortar la vida promedio de más de 13 a 11 años. También se planteó el reconocimiento de los intereses contractuales devengados durante todo el proceso, en los términos y condiciones de los nuevos bonos, a aquellos inversores que aceptaran participar en la invitación.

Según explicaron desde la cartera que dirige Pablo López, los lineamientos de la nueva propuesta implica destinar US$1800 millones más que en la oferta original para el repago de los bonos de la deuda extranjera entre este año y el 2030.

No obstante la propuesta, aseguraron desde Provincia, “los bonistas continúan reclamando concesiones que en nada aportarían a la solución real del problema de la deuda provincial. Se han solicitado términos y condiciones que son imposibles de aceptar, incluyendo tasas de 7,5%, valor equivalente al cupón promedio de la deuda que se está reestructurando”.

Por eso, desde la gestión de Kicillof se continuará defendiendo que “cualquier acuerdo tiene que estar alineado con la realidad fiscal y la capacidad de pago genuina de la Provincia” y reforzó que el actual contexto macroeconómico limita esa posibilidad. Así apuntó que al aumento de la pobreza y de la indigencia: “Xasi la mitad de las personas que viven en los partidos del Gran Buenos Aires son pobres y los datos de personas que viven en situación de pobreza extrema son inaceptables”.

“No hay capacidad de pago si no hay crecimiento. Para poder repagar la deuda hay que crecer sostenidamente y para ello es necesario impulsar la actividad provincial con una fuerte inversión en infraestructura física y social”, planteó el gobierno de Kicillof.

Sin embargo, dijo que espera continuar “las conversaciones de buena fe con los acreedores para promover una reestructuración de la deuda que contribuya significativamente a estabilizar la situación económica actual, aliviar las limitaciones a medio y largo plazo de la economía de la Provincia”. Y remarcó que “los acreedores son conscientes de los retos a los que se enfrenta la Provincia y esperamos que ellos reflejen ese entendimiento en sus contrapropuestas”.

Compruebe también

Ganancias: no habrá retención en sueldos de hasta 0 mil en junio ni en el aguinaldo

Ganancias: no habrá retención en sueldos de hasta $150 mil en junio ni en el aguinaldo

La titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, reveló que este lunes se firmó …