En qué consiste el acuerdo de precios y salarios que quiere el Gobierno

Este miércoles, el gabinete económico recibió a los gremios y el jueves se reunirá con los grandes empresarios. Busca mediar expectativas y alcanzar el consenso que permita contener la inflación. Paso por paso, en qué están trabajando.

En qué consiste el acuerdo de precios y salarios que quiere el GobiernoEn medio de las tensiones de los últimos días, Santiago Cafiero encabezará este jueves la reunión con empresarios.

El gabinete económico recibió este miércoles a dirigentes de los gremios más representativos del país para iniciar el camino hacía un consenso con el sector empresario que permita contener la disparada de la inflación de los últimos meses, de cara a la primera contienda electoral que enfrentará Alberto Fernández. Este jueves será el turno del sector productivo. Mucho se ha hablado de la convergencia de variables, de techos a las paritarias, de acuerdos y presiones, pero ¿en qué consiste el acuerdo de precios y salarios que piensa el Gobierno?

Se basa en algunas premisas:

Que los salarios le ganen por dos a cuatro puntos a la inflación de 2021. Se pautarán revisiones de periódicas de las paritarias, de manera tal de monitorear la evolución del costo de vida. No se convalidará una indexación.

Acuerdos de precios con distintas cadenas productivas, en línea con el pautado con los frigoríficos y grandes supermercados para ocho cortes de carne vacuna. La idea es anualizar este tipo de convenios y que, en el caso de tratarse de productos estacionales, puedan ir variando a lo largo del año.

Promoción de las exportaciones, bajo la consigna de desacoplar los precios internacionales de los del mercado interno. El objetivo es que ingresen divisas, pero que no se disparen los costos en las góndolas argentinas.

Estabilidad del tipo de cambio y reducción de la emisión monetaria para evitar que el remanente se vuelque a la compra de divisas

Apuntalar el consumo interno, para garantizar a las empresas mayores ventas. La búsqueda es que la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, además de responder a una demanda gremial, se vuelque al mercado interno y dinamice la economía. El Estado recuperaría vía IVA parte del costo fiscal, además de lo recaudado por mayores impuestos a las empresas.

Paritarias

La idea de un tope a las paritarias es algo que no cae bien en los gremios, pero los empresarios sí lo miran con buenos ojos. Por eso, en el Gobierno dejaron de lado ese concepto y llevaron la discusión salarial al terreno de un acuerdo, que no sea homogéneo para todos los sectores, pero sí que fije pautas.

¿Cuál es la idea? Que tras tres años consecutivos de pérdidas, los salarios finalmente le ganen este año a la inflación. Los gremios se muestran dispuestos a que sea entre dos a cuatro puntos. Es decir que si el Gobierno logra cumplir el objetivo del 29% incluido en el Presupuesto -los privados dan por descontado que se superará en al menos 15 puntos- las paritarias deberían rondar entre el 31% y el 33%, año calendario, es decir de enero a diciembre. Esto lo dejó en claro Héctor Daer, uno de los líderes de la CGT.

“Las paritarias no tienen piso ni techo, lo que sí vamos a tener es un año calendario, de enero a diciembre, donde la recuperación tiene que ver con respecto de la inflación, se habla de dos a cuatro puntos”, señaló Daer tras el encuentro de este miércoles con el equipo económico.

Por su parte, Hugo Yasky, titular de la CTA, confirmó que se está trabajando sobre la idea de que “los salarios recuperen poder de compra”, que “la inflación se mantenga dentro de las pautas fijadas por el Gobierno” y que las paritarias tengan una “recuperación gradual de dos, tres, cuatro puntos sobre la pauta inflacionaria y que esos acuerdos no se los terminen embolsando con la remarcación los formadores de precios”.

Precios y consumo interno

A contramano de lo que pedía el sector, el Gobierno no convocó a las pymes a la primera mesa de diálogo con los empresarios, porque quiere sentar a las grandes compañías, que considera formadoras de precios. Entre ellos, serán de la partida Luis Pagani (Arcor), Luis Pérez Companc (Molinos Río de la Plata), Jean Carlo Aubry, (Nestlé), Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Laura Barnator (Unilever), Carlos Blaquier (Ledesma), Alfredo Coto (COTO), Paolo Rocca (Ternium), Everton Negresiolo (Acindar), Javier Madanes Quintanilla (Aluar); Sergio Faifman (Loma Negra), Sergio Affronti, (YPF), Christophe Dumont, (Monsanto/Bayer), entre otros.

Así como los gremios llevaron la consigna de que no haya techo para las paritarias, el sector empresario también se acercará con sus reclamos. Los altos costos impositivos -entre ellos los laborales-, la doble indemnización, la prohibición de despidos, son algunas de las quejas y, así como se les pide un “esfuerzo” a trabajadores y empleadores, quieren que como contrapartida, el Gobierno haga su esfuerzo y modifique la carga impositiva.

Esta opción en el Gobierno no está en carpeta, y por eso la búsqueda es menos pretensiosa: acuerdos sectoriales, en línea con el cerrado para ocho cortes de carne vacuna a precios accesibles. En este caso, se avanza sobre frutas y verduras y se podría ir sumando otros. Jugará también un rol importante el control y fiscalización. Tiene bajo la manga algunas herramientas de presión, como cupo a las exportaciones, que ya se animó a deslizar, y garantizar una cierta estabilidad cambiaria. También podrá negociar con las tarifas y con las paritarias contenidas en torno de la inflación.

Además, el equipo económico planteará las medidas que se están adoptando para apuntalar el consumo interno, entre ellas, la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias que, confía, se traducirá en mayores ventas de las empresas.

Con el sector productivo la reunión no será tan amigable como con los gremios. Las tensiones entre el presidente Alberto Fernández y las grandes empresas fue escalando, y no se descarta que esta situación se haga sentir en el encuentro que encabezará el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, este jueves.

Exportaciones, tipo de cambio y emisión

Tanto exportaciones, como estabilidad cambiaria y reducción de la emisión monetaria son variables que mira de cerca el ministro de Economía, Martín Guzmán. Por un lado, quiere que las exportaciones crezcan para aumentar el ingreso genuino de divisas, tan necesarias tras la caída de reservas de 2020, pero también busca que se desacoplen los precios internacionales del mercado interno. Es uno de las órdenes del Presidente.

Además, mantener la estabilidad cambiaria entiende que es fundamental para generar confianza en el sector privado y, por eso, también es fundamental el ingreso de divisas vía mercado externo.

En cuanto a la emisión monetaria, el titular del Palacio de Hacienda busca ir reduciéndola, por un lado porque es uno de los pedidos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de la renegociación de la deuda, pero por otro es también una herramienta para evitar que el excedente se vuelque al dólar y termine presionando sobre el tipo de cambio, porque cualquier salto brusco repercute en toda la economía e, invariablemente, se traslada a la inflación, justamente, la madre de todas las batallas en un año electoral.

Compruebe también

REPRO II: Estos son los nuevos montos y requisitos para acceder

REPRO II: Estos son los nuevos montos y requisitos para acceder

Ante las nuevas restricciones el Gobierno reforzó el REPRO II para minimizar el impacto y …